Sobre mi

Me llamo Patricia Pérez y soy diseñadora y constructora de memorias. Creo memorias en multiformato: fotografía, vídeo y registros sonoros.

Todo comenzó de pequeña. Mi afición al diseño y cuidado de mi álbum de fotos era de todos conocida. Jugaba a ilustrar mi presente con el deseo de convertir mi futuro en un universo de emoción visual y riqueza cromática. El color impreso en las fotos representaba el cariño de mi familia y entorno. El acúmulo de estas memorias, en la forma de álbum, era el camino de baldosas amarillas sobre el que la niña que yo era llegaría a ser la mujer de mis sueños. Desde entonces he seguido cuidando y ampliando mi álbum. Y éste además de ser cómplice fiel, es también tónico reconstituyente frente a las dificultades de la vida.

Los temas humanos que más me interesan, sobre los que centro mi labor profesional son principalmente: los partos, los recién nacidos, los bebés y sus mamás, la lactancia, las familias que los circundan, la emoción que los recién nacidos provocan en los adultos, cómo estos celebran la llegada de sus bebés, etc. En esencia, arte visual de la nueva vida. No obstante, como mujer multifacética que soy, también presto atención a otros temas humanos.

 «Porque la vida es emoción, déjame que capte las de tu familia y las inmortalice para siempre.”

Me defino como una mujer emprendedora, cuyo principal motor de acción es la ilusión de trabajar en mis propios sueños. Para ello me valgo de mis características más personales: el entusiasmo, mi intuición, mi naturaleza curiosa, mi capacidad de aprendizaje, mi necesidad de expresarme y el enorme placer que siento al percibir, recoger y plasmar aquello que pese a nuestras diferencias nos hace iguales: la apreciación de los momentos de amor y belleza que nos regala la vida.   

Mi don de gentes y mi empatía definen quien soy, y dado que son elementos activos de mi carácter, son los responsables de convertirme en una creadora de vínculos. Soy una persona en continuo crecimiento, con un toque místico que se deja guiar en parte por los ciclos de la luna, y no tiene miedo de transgredir lo políticamente correcto. Este es el otro gran tema humano que me interesa explorar desde la fotografía. El retrato de la vida, en su vertiente más amplia, en una luz carente de la censura del miedo. Porque miedo es la droga que no consumo y el hábito que no practico.

Soy también madre de un bebé precioso, Apolo y la compañera de aventuras de un artista fantástico, el también fotógrafo Jerónimo Alberto. Soy además vegana, bloguera, practicante de yoga, amante de la música, conocedora de las técnicas de masaje Thai, frecuentadora de buenas compañías, y, por encima de todo, una humana de espíritu vivo y luminoso. Soy la que aspira a ayudarte a crear tu propio álbum de memorias y la que está a tu disposición para hablar cuando tú quieras.